Home / Noticias / CAPI inicia Programa de Acompañamiento al Docente Inicial

CAPI inicia Programa de Acompañamiento al Docente Inicial

PADI contempla la figura de un “docente mentor”, cuyo propósito es orientar a los profesores que se integran a ENAC para que comprendan cabalmente su rol y el modelo educativo institucional.

El Centro de Apoyo Pedagógico e Innovación (CAPI) dio inicio a su Programa de Acompañamiento al Docente Inicial (PADI), cuyo propósito es contribuir a formar y fortalecer las competencias de los nuevos docentes de acuerdo al modelo educativo y perfil de ENAC.

El programa contempla la figura de un “docente mentor”, quien, aplicando una estrategia de apoyo, observación y seguimiento de las prácticas del docente inicial en el aula, propicia su óptima incorporación a la institución y sus labores.

“Este programa es resultado de la madurez de Plan de Desarrollo Docente y, para nosotros, tiene una connotación muy importante puesto que son nuestros estudiantes los que aprenderán de mejor forma”, planteó Jorge Espinoza, Vicerrector Académico de ENAC, en una jornada de acercamiento entre los participantes.

Por su parte, César Peña, jefe del Centro de Apoyo Pedagógico e Innovación, destacó que PADI “se instala desde una perspectiva de apoyo de un docente mentor, no desde la jerarquía de la jefatura o de un especialista, facilitando el diálogo constructivo y valorando así la experiencia docente y el reconocimiento del otro”.

MÁS ALLÁ DE LAS BUENAS INTENCIONES

José Méndez Berríos es uno de los tantos docentes iniciales que participan de programa. Según cuenta, PADI “es coherente pues se hace cargo de un discurso que va más allá de las buenas intenciones y genera las condiciones para que las y los docentes podamos colaborarnos, fortalecer nuestra docencia y, lo fundamental, mejorar la experiencia educativa de los estudiantes”.

En ese sentido, destaca que la instancia contribuye a “despejar la sensación de estar solo en un proceso, más en este contexto en que la pandemia nos ha quitado la posibilidad de compartir un espacio físico y tener el contacto presencial”.

En la otra vereda está Enrique Pérez Hidalgo, cuyo rol como “docente mentor” lo hizo sentirse “como un niño cuando ingresa al colegio en su primer día y hace nuevos compañeros”. “El valor de acompañar a los docentes iniciales tiene que ver con que se sientan acogidos, entre pares y, sobre todo, iguales”, agrega.

“El desafío de ser mentor, es un llamado a cultivar la humildad, hacerse pequeño y hablar desde el ejemplo”, finaliza.